La Policía y los militares -a cargo de la seguridad tras la instauración del estado de emergencia el sábado- intentaban repeler los saqueos, pero por momentos parecían desbordados.