Hasta 885 alpinistas alcanzaron este año la cima del Everest, una cifra récord, en una temporada especialmente mortífera en la que 11 personas murieron subiendo esta montaña.