El servicio meteorológico de EE.UU. describe las condiciones en las islas Ábaco de las Bahamas como "catastróficas".