En el socialdemócrata SPÖ calificaron su aprobación como "un gran triunfo para los consumidores, el medioambiente, la protección de los animales y los derechos humanos".