La situación está "bajo control" pero se da diez días después de que 56 presos fueran asesinados en una prisión de Manaos.