El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió una investigación "independiente y rápida".