"El mensaje clave apunta a tranquilizar a los consumidores de agua potable del mundo entero. Según esta evaluación, estimamos que el riesgo es bajo", declaró el coordinador de la Unidad Agua, Saneamiento, Higiene y Salud de la OMS, Bruce Gordon.