La carta, dirigida a Donald Trump Jr., fue abierta por su mujer, Vanessa, y contenía un polvo blanco sin identificar.