Más de 200 millones de personas podrían necesitar asistencia cada año por tormentas, sequías e inundaciones, estimó la ONU.