Vincent Lambert había quedado tetrapléjico y totalmente dependiente tras un accidente de tráfico en 2008 y desde 2011 los médicos habían descartado toda posibilidad de mejora.