La empresa almacenó cientos de millones de contraseñas de sus usuarios en una base de datos a la que sus empleados podían acceder.