Luego de la difusión del audio del presidente Temer, miles de personas salieron a las calles de Rio de Janeiro, San Pablo y Brasilia para exigir su renuncia.