El anuncio, realizado por el canciller paraguayo, Luis Alberto Castiglioni, supone un paro en el proceso político que iniciaron estos países en 1991.