El mandatario francés se solidariza con sus conciudadanos y toda la comunidad católica.