El objetivo es "morigerar los aumentos de precios" que seguirán a la devaluación del peso.