El presidente argentino se mostró, a pesar de estas previsiones, optimista de cara a acabar con un proceso de inflación que genera una "inestabilidad enorme".