La declaración ante el juez federal Sergio Moro, responsable por el caso Petrobras, puede complicar la situación judicial de Lula.