Atribuye la corriente independentista a una "obsesión identitataria" que se "extiende por Europa".