Después de dos meses de obras, la “gioconda” recuperó su tradicional espacio en el museo.