"Nos manifestamos juntos, no importa el tiempo que haga", gritaban la veintena de adolescentes que se dieron cita ante la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, para llamar la atención sobre las consecuencias del cambio climático.