De esta forma, se desestimó el pedido de "rebelión" y "desorden público" realizado por la Justicia española.