Los conocidos como "Baby Boxes" destaparon la polémica en Estados Unidos, donde fueron instalados.