El presidente agradeció la decisión de los pueblos originarios de sentarse finalmente a dialogar después de haber rechazado su primera invitación también a instancias de la ONU y la Iglesia Católica.