El fuego ya quemó más de 8.000 hectáreas en menos de 24 horas, hay 30.000 evacuados y un pueblo entero fue engullido por las llamas.