Laura Luelmo vivía en la misma calle que un hombre condenado por asesinato que tras salir de la cárcel ya intentó agredir a otra mujer.