La multinacional pagará 500 millones de euros en multas para cerrar un caso abierto en 2015 por la justicia financiera francesa por "fraude fiscal agravado" y 465 millones de euros para ponerse al día con sus impuestos.