La aguja del templo construido en el siglo XII se derrumbó a causa del voraz incendio.