Toledo es acusado por la fiscalía anticorrupción de su país de haber recibido 20 millones de dólares de la constructora brasileña para que le otorgara la licitación de la carretera Interoceánica, que une a Perú con Brasil.