Washington revocó los permisos que permiten la importación de alfombras y alimentos iraníes, como los pistachos.