La legitimidad de Guaidó, según Sánchez, deriva de su cargo como presidente de la Asamblea Nacional.