Los policías observaron cómo el detenido acudía a la colina del Pincetto, la zona más antigua y noble del camposanto, y después entraba a diversos panteones funerarios.