Estados Unidos ya había atacado una vez a Al Asad por el presunto uso de armas químicas, el 7 de abril de 2017.