Al menos 50.000 personas continúan desplazadas por la amenaza de las llamas.