Uno de los sacerdotes fue acusado de abuso sexual y el otro de encubrimiento.