Se espera que el mandatario estadounidense utilice su poder de veto para llevar a cabo sus planes fronterizos.