En Nueva York, el barril estadounidense de WTI para entrega en octubre cerró en 58,13 dólares, un aumento de solo 2 centavos.