El periodista Jordi Évole no podía creer lo que estaba ocurriendo.