La avioneta que transportaba al futbolista y al piloto David Ibbotson, desapareció del radar el pasado 21 de enero