El mexicano había afrontado un proceso judicial de tres meses en el que se escuchó a 56 testigos, entre ellos antiguos socios y empleados.