Analistas sostienen que el paso puede ser el último recurso de Pekín, que culminaría la escalada de tensiones comerciales con Washington y perjudicaría también a su propia economía.