"La abrumadora evidencia en el juicio mostró que el acusado era un líder despiadado y sediento de sangre del cartel de Sinaloa", dijo la fiscalía en su pedido al juez federal de Brooklyn Brian Cogan, a cargo del caso.