La policía de Zúrich acudió al lugar para determinar si el agua coloreada representaba un peligro para la población, indicó en un comunicado.