Las autoridades los considera como personas "socialmente peligrosos"