Las llamas destruyeron el alojamiento donde duermen jugadores de base menores de 18 años.