El mayor conglomerado mediático de Argentina decidió echar a más de 56 empleados y lo llevó adelante con apoyo de la policía y seguridad privada.