Según la Fiscalía, la organización criminal dedicada al contrabando de droga y liderada por el imputado, traficó al menos 200 toneladas de cocaína a EE.UU. durante más de dos décadas.