Así lo afirmó un alto cargo del régimen de Kim Jong-un en un encuentro con el presidente de Corea del Sur.