La religiosa enseñaba costura y bordado a un grupo de mujeres, la mayoría madres solteras.