La presunta asesina, que fingió ser la madre del bebé, planeaba criarlo como suyo tras haber perdido a un hijo mayor.