Un fallo previo de la Corte Suprema estableció que cualquier mujer que haya sido abusada sexualmente puede recurrir a este derecho, aunque todavía no está garantizado por ley.